Sherezade en apuros

Aprendiendo árabe y tratando de recordarlo


الحب

¿Recordáis esa historia que contaba en la primera entrada de este blog en la que un autobusero paraba su atobús en mitad de la Gran Vía para bajarse a comprarle el periódico a una kiosquera? Pues mira que he cogido autobuses este año que nunca más he vuelto a ver a aquel conductor.

En su lugar sí que he tenido que soportar la costumbre de los conductores de la línea 133 de irse, el que llega y el que tendría que salir, a tomar un café; mientras que dejan con el motor encendido, al autobús y a la gente de la cola, hartos de su caradura y su falta de conciencia ecológica.

Y ya que hoy he decidido descargar contra el colectivo de autobuseros contaminantes, os pido que no os cortéis un pelo en llamar la atención a los conductores que fuman dentro del autobús. Especialmente, a uno de los que lleva el 38, ¡que me tiene frita!

Si es que en la EMT ya no quedan caballeros andantes como el de aquel primer día. ¿O será que desde entonces he ido yo a clase muy dormida? ¡No más sábados por la mañana, no!

Etiquetas: ,

0 Responses to “الحب”

Publicar un comentario

Links to this post

Crear un enlace